X Japan world tour: o cómo mostrar la hilacha en Latinoamérica


El pasado viernes 9 de septiembre se presentó en Chile una de las bandas más influyentes y populares del rock japonés (fuera de Japón), Sigue leyendo

SIAM SHADE SPIRITS Review: Mi pequeña gran aventura en Sendai


Atención: Si buscan un análisis detallado de todo lo que pasó en el recital de SIAM SHADE en Sendai, canción por canción, detalle por detalle, más Sigue leyendo

Entrevista Exclusiva MUCC en Chile: "Los baños están muy bien"


Miércoles 28 de octubre. Son las 4 de la tarde y los rockeros japos de MUCC, vienen recién despertando luego de volar desde Barcelona Sigue leyendo

» Yoshiki

X Japan world tour: o cómo mostrar la hilacha en Latinoamérica

Publicado by Germán en J-Rock, Recitales, Reviews, Visual Kei | 1 comentario

X JAPAN YOSHIKI

El pasado viernes 9 de septiembre se presentó en Chile una de las bandas más influyentes y populares del rock japonés (fuera de Japón), y sí… el review viene un poco tarde, me excuso porque estuve muy enfermo y sin ánimo de escribir.

Con 40 minutos de retraso comenzó el show en el teatro Caupolicán ante 4500 fanáticos que no paraban de gritar. Lo de siempre, el público chileno encanta a los artistas japoneses y esta vez no iba a ser la excepción, puesto que la espera fue larga. Mientras tanto me dediqué a observar a los fans: muchos viejos conocidos, de aquellos que estábamos en el movimiento del J-Music desde hace muchos años, un público muy diferente al que se observó en Vamps, de hecho, incluso vi algunos fanáticos japoneses en el lugar, lo que me obliga a hacer algunas comparaciones: tuve la suerte de estar en Japón durante un tiempo (viaje que espero contar aquí mismo en paniko.xl), y pude observar cómo los fans del j-rock o visual acostumbran a producirse muy bien para los recitales y no escatiman en gastos a la hora de elaborar sus estrafalarias vestimentas, mientras que los fanáticos chilenos más bien parecen echarse encima un manojo de harapos. Pero no se trata sólo del público visual, también pasa con el punk y supongo que con el resto de los públicos debe suceder algo parecido.

Sigue leyendo